Skip to content

Viena Imperial

Viena, una de las capitales más antiguas de Europa, con un importante patrimonio artístico. Durante el siglo XIX fue una de las grandes capitales musicales del Mundo y a principios del siglo XX meca de la filosofía, cuna del modernismo y origen del debate político de Occidente, así como uno de los principales centros culturales mundiales.

Viena es una ciudad perfecta para pasear, e incluso para recorrerla en bicicleta, hay muchos lugares para alquilarlas a partir de 4 €/hora, también existe la tarjeta Wien-Karte, con la que por 18,5€, tienes 72 horas para viajar gratis en bus, tram, metro y descuentos en museos.

Nos alojamos en el Hotel/Residencia Porzellaneum, céntrico, económico (56 €/hab.doble) y agradable. Una buena forma de comenzar el día es desayunar en la pastelería Aida, en la misma calle del hotel. Muy cerca se encuentra el Museo de arte clásico Liechtenstein y la Iglesia Neogótica Votivkirche.

Iglesia de San Carlos. Karlskirche.

El centro de Viena está delimitado por la calle Ringstrasse, llamada así porque forma un anillo alrededor del centro histórico, y que toma diferentes nombres según el tramo. Esta avenida de jardines e impresionantes edificios imperialistas era la antigua ubicación de la muralla de la ciudad hasta mediados del siglo XIX. En este paseo encontramos la mayor concentración de monumentos y museos de Viena, os enumero los que más me gustaron:

Karlsplatz. Plaza donde está ubicada la Iglesia de San Carlos, Karlskirche, barroca, se puede subir para ver los frescos de la cúpula. En esta misma plaza podemos visitar también el Museo de Viena, la Künstlerhaus y la Secesión.

Opera. Uno de los Teatros de Ópera más importantes del mundo que desgraciadamente tuvo un comienzo trágico, los dos arquitectos fallecieron, Van der Nüll se suicidó ante las críticas y Von Siccardsburge sufrió un infarto antes de ver el exitoso estreno con “Don Giovanni” en 1869.

Barrio de los Museos. Uno de los diez recintos culturales más grandes del mundo cuenta con el Museo Leopold, Museo de Arte Moderno, Kunsthalle.

Palacio Imperial. Hofburg.

Hofburg o Palacio Imperial. Es un complejo de edificios y plazas que data del s. XVIII, actualmente es la residencia del Presidente de Austria  y la Escuela Española de Equitación, pero también alberga hasta dos docenas de colecciones: Museo de bellas artes, colección de instrumentos musicales antiguos, Museo Éfeso, Museo Sisí, Biblioteca Nacional… Para mi, el imprescindible, es el Museo Albertina.

–  Ayuntamiento (en Julio y Agosto hay un festival de cine en la plaza del ayuntamiento, Rathaus Film Festival, todos los días hay espectáculos de todo tipo y comida).

Parlamento, con los jardines Grete Rehor y Volksgarten.

Universidad (edificio neo-renancentista que se puede visitar en horario de trabajo).

Burgtheater (Teatro Nacional de mediados del siglo XVIII, con pinturas de Klimt en el techo, que se pueden disfrutar con visita guiada al medio día, o bien si se asiste a alguna función).

En este punto hago un inciso para nombrar varios palacios y museos, que si te gusta el arte y arquitectura, no puedes pasar por alto, están en Viena, pero alejados del centro:

Palacio Belvedere.

Palacio Belvedere. Magnífica residencia real de verano construida en el s. XVIII que posee la mayor colección del mundo de obras de Klimt.

Palacio Schönbrunn. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996, construido durante los siglos XVII y XVIII para servir de residencia de verano a los Habsburgo, es quizá el edificio más representativo de la Viena imperial.

Catedral de San Esteban. Stephansdom.

Termino mi visita por Viena con un paseo por el centro, un enmarañamiento anárquico de calles y callejuelas… lo mejor es perderse, teniendo claro lo que no quieres dejar de ver: Sthephansdom (La Catedral), Las Iglesias de los Dominicos, Am Hof (de los Jesuítas), San Pedro y San Miguel, el Schottenstift (Monasterio Benedictino), organízate para estar a las 12:00 en el Reloj Tardón Anker, en Hoher Markt, para ver todas las figuras.

Published inconsejoscuriosidadesdestinos destacadoseventos culturalesturismo gastronómicoUncategorized

One Comment

  1. Una de las visitas a Viena fué en Navidad, es increible. Todos los principales monumentos están iluminados y la ciudad está muy bonita.
    Me gustó mucho entrar en el Ayuntamiento, tiene una escalinata impresionante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *