Skip to content

Santiago de Compostela: caminante, sí hay camino

Santiago de Compostela, ciudad monumental donde las haya, lugar de buen comer y final del Camino. Santiago me enamoró nada más poner un pie en la Plaza del Obradoiro. No hace falta ser religioso o peregrino para alcanzar el éxtasis recorriendo las calles de la ciudad. La majestuosidad de la Catedral de Santiago, el ambiente, sus inigualables bares de tapas y restaurantes…

Aires del pasado se respiran a cada paso que damos por la ciudad. Son muchos los edificios, civiles y religiosos, que dotan a Santiago de Compostela de un halo mágico. En cada rincón se respira cultura, arquitectura, historia… la Plaza del Obradoiro, el corazón mismo de la ciudad, es punto de encuentro de peregrinos.

Presidida por la majestuosa Catedral, la que más turistas atrae hasta nuestras tierras, y bordeada por edificios de fachada barroca, se ha convertido en símbolo no sólo de la ciudad de Santiago, sino de Galicia entera.

Dediqué un día a conocer Santiago de Compostela y considero que no fue suficiente, pues la ciudad bien merece ser recorrida y explorada hasta su último rincón. Contemplar los edificios y monumentos por fuera, pero también por dentro, es una experiencia cultural e histórica inigualable, por lo que yo os recomendaría que dediquéis un mínimo de tres días en la ciudad.

Viajamos desde La Coruña, en tren que es muy cómodo, rápido y barato. Me dio tiempo a dar un hermoso paseo por las calles, aunque me fue impossible visitar la Catedral de Santiago. Agosto y año Xacobeo ¡Para qué queremos más! La cola daba la vuelta a la manzana. Os recomiendo que si vais a pasar el día lleguéis temprano, para recorrer cuanto antes el casco histórico y después dedicar el mediodía a disfrutar de las deliciosas tapas que ofrecen en los bares del centro.

Nosotros tomamos una una deliciosa y abundante ración de mejillones en el Bar Trafalgar, muy cerquita de la Plaza del Obradoiro, un bar muy barato donde tomar unas cañas. Justo al lado se encuentra el bar La Cueva donde también ponen buenas tapas y que suele estar muy lleno.

Para comer, fuimos a El Gato Negro, una taberna gallega que nos recomendaron nuestros amigos coruñeses. Es importante que reservéis, pues se llena hasta los topes, y que a la hora de pedir os dejéis aconsejar por el camarero. Tiene una reputación excelente por su inmejorable relación calidad-precio. Os invito a que probéis el chorizo a la sidra, las almejas y la centolla. ¡Una delicia!

La tarde en Santiago de Compostela la podemos dedicar a la compra de algún que otro souvenir o producto típico. Las calles de la ciudad rebosan establecimientos dedicados a los artículos de regalo. Es posible comprar casi de todo relacionado con Santiago, los peregrinos, la propia cultura gallega y su gastronomía, desde brujitas a rosarios. Nosotros compramos una deliciosa tarta de Santiago y unas cuantas botellas de vino.

Published incuriosidadesdestinos destacadoseventos culturalesturismo gastronómico

One Comment

  1. En el 800 aniversario de la consagración de la Catedral de Santiago de Compostela, tenéis la posibilidad de visitar la Catedral, su Museo y la parte más antigua de la ciudad como nunca antes, a través de la aplicación “Libro de Piedra”. Bienvenid@s a esta visita virtual 360º: http://bit.ly/e5PejL

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *