Skip to content

Primavera en blanco

En esta parte del planeta, tendemos a asociar los paisajes blancos y nevados al invierno. Pero, ¿te imaginas una primavera entre blancas montañas y preciosos parajes que, evocando entornos y situaciones más invernales, todavía podamos disfrutar sin tanta capa de abrigo?

Es una de las maravillas que nos ofrece el País de los Pirineos: Andorra. Precisamente este año ha registrado nevadas históricas y una nieve que hacía muchos años que no se veía, dejando más de 100 kilómetros esquiables en las pistas andorranas hasta finales de abril, y la estación completamente abierta hasta medidados. Nosotros fuimos en marzo a pasar unos días a las magníficas instalaciones de GrandValira, en donde también nos acogió la RedBull HomeRun.

Las competiciones como esta -La Redbull Race- son habituales en Grandvalira.
Las competiciones como esta -La Redbull Race- son habituales en Grandvalira.

No hay nada más placentero, bello, y hasta diría tierno que levantarse en plena montaña y que tus ojos se impregnen de un manto nevado montañoso, unos cielos límpidos, y una temperatura agradable conforme el sol matutino invade las montañas lenta y progresivamente. Así nos pudimos despertar en el Hotel Canaro, a medio camino entre el Tarter y Soldeu, con una fusión perfecta entre hogar y nieve y que nos dejaba las pistas a poquísimos minutos de la cama.

Subiendo por el telesilla, podías casi oler la nieve sobre los árboles.
Subiendo por el telesilla, podías casi oler la nieve sobre los árboles.

¡Y no son pistas cualesquiera! GrandValira es una estación digna de campeonatos del mundo. Sin ir más lejos, acogió a principios de mes la Copa de Europa de Esquí Alpino masculino. Y es que sus pistas son aptas para todos los tipos de esquiadores: competidores, familias, velocidad… hasta experiencias fuera de pistas para los más atrevidos. Con la gran cantidad de nieve acumulada, que incluso superaba en altura a algunas de las vallas de madera que limitan las pistas, era fácil poder deslizarse sobre nieve completamente virgen (ni siquiera las máquinas retrac las habían peinado). Es curiosos ver tus tablas completamente sumergidas, y ver cómo sólo asoman tímidamente la punta por delante de la esponjosa nevada.

En uno de nuestros periplos a través de la estación de Soldeu, no sólo el deporte activo nos atrapaba, sino que otras instalaciones en montaña te deparan paisajes inimaginables: como una comida en la arrosería, o un descanso al sol en un iglú o un vodka-bar.

Un sol naciente inaugura otro espectacular día en Andorra.
Un sol naciente inaugura otro espectacular día en Andorra.

Nos llamó la atención la figura de los voluntarios: personas de la zona, excelentes conocedores de estas pistas, que hacen voluntariamente de anfitriones para visitantes y te guían entre bajadas e historias amenas para descubrir cada detalle de Grandvalira. Pere, el voluntario que nos acompañó, había sido cartero antes de jubilarse, y conocía tantas anéctodas de estos valles que las bajadas y subidas en los remontes acompañados por él se nos pasaban volando

Aprovecha para darte un baño blanco en abril a precios muy asequibles por fin de temporada, que la nieve y el sol se pueden compaginar fácilmente en un destino tan acogedor como este pequeño gran país.

Published inTravel

One Comment

  1. Uff que ganas de ir a la nieve!! Este año me lo pierdo!
    ¿Pero de verdad esas fotos son de ahora? ¿En esta época del año?

    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *