Skip to content

10 lugares que no puedes perderte en París

París tiene razones para ser una de las ciudades más bonitas de Europa y merece la pena visitarla en cualquier época del año. También en invierno, la ciudad del amor hechiza con sus monumentos mundialmente conocidos. Para que nadie se pierda con la cantidad de atracciones, he reunido en una lista los 10 puntos más importantes.

La orilla del Sena con la Torre Eiffel. Foto: Markus Halt

1. Torre Eiffel

Quien no ha visto la Torre Eiffel no puede decir que haya visitado París. Aunque de cerca la torre no parece tan grande como lo parece desde lejos, le da a la plaza una atmósfera muy especial. Por algo se está ante el que quizás sea el símbolo más conocido de Europa. Las vistas son realmente perfectas, aunque no se debe subestimar la espera en la cola de este monumento.

2. Basílica del Sacré-Coeur

¿Un poco de ambiente romano en París? Sin problema, sobre la colina de Montmartre se encuentra la Basílica de Sacré-Coeur. Construido en estilo “pastel de bodas” y apoyándose en la arquitectura romano-bizantina, el templo es uno de los edificios sacros más bonitos que existen. Además, la vista sobre la ciudad desde aquí es grandiosa. A quien todo esto no le sea suficiente, puede subir los 250 escalones hasta lo más alto de la cúpula. Con buen tiempo se puede ver hasta a 40 km de distancia.

3. Louvre

El antiguo palacio real es hoy en día el tercer museo más grande del mundo. En él se encuentra no solo la Mona Lisa de DaVinci, sino además algunas obras de arte en más de 55.000 m2 de superficie de exposición. Por ello, cada visitante debe plantearse qué quiere ver exactamente, ya que un día completo no es suficiente para visitar todo el museo. Los interesados en el arte deberán planear ya de antemano dos días para él. Uno de los puntos clave del palacio es la Pirámide de Cristal del patio interior, que se ha convertido con el tiempo en una atracción por sí misma.

Pirámide de Cristal del palacio interior del Louvre. Foto: Katharina Getlik

4. Catadral de Notre-Dame

El Jorobado de Notre-Dame nos saluda: este edificio artístico, obra maestra gótica, es la iglesia más famosa de Francia y debe formar parte de cualquier programa de visita a París. Notre-Dame atrae cada día a miles de visitantes desde el centro de la isla del Sena, Île de la Cité. No es especialmente un lugar de reflexión, pero su arquitectura impresiona con los inmensos arbotantes y las místicas gárgolas. Se puede visitar la torre pagando una entrada, aunque la espera en la cola probablemente nos lleve más tiempo que subir a la torre.

5. Palacio Versailles

El suntuoso palacio en el barrio periférico de Versailles es parte de la herencia cultural de la UNESCO y es, sin duda alguna, el palacio más ostentoso de toda la ciudad. De hecho, en cada esquina resalta el puro lujo infinito en el que debió bañarse el Rey del Sol, Luis XIV. Donde realmente se gestó historia fue en la sala de los espejos, entre otros, lugar de la proclamación del imperio alemán y donde se firmó el tratado de paz de Versalles.

6. El Arco del Triunfo

En estrecha conexión con la Primera Guerra Mundial se encuentra también el Arco del Triunfo, otro símbolo de la capital francesa. Bajo el arco se encuentra el sepulcro de un soldado desconocido de los años 1914-1918, con el que cada día se recuerda a las víctimas de guerra sin identificar con las “Llamas Eternas del Recuerdo”. Desgraciadamente, el incesante tráfico alrededor del Arco del Triunfo y las increíbles masas de turistas desgastan rápidamente este símbolo histórico.

El Arco del Triunfo y los Champs-Elysées. Foto: Markus Halt

7. Champs-Elysées

La famosa avenida recorre la distancia desde el Arco del Triunfo hasta el Louvre. Les Champs, como la conocen los franceses, es gracias a la gran cantidad de tiendas y restaurantes un lugar muy popular para las compras. Hay que tener claro que difícilmente se puede encontrar una zona más cara en París. Independientemente del grosor de tu cartera, un paseo por la avenida es, sin lugar a dudas, entusiasmante; sobre todo en Navidad, con su colorida iluminación.

8. Moulin Rouge

El conocido centro de entretenimiento se encuentra en el antiguo barrio de los artistas, Montmartre. Los años de desenfrenada vida nocturna ya han pasado a la historia hace tiempo, y, sin embargo, todavía hoy merece la pena ver el verdadero espectáculo de variedades que ofrece el Moulin Rouge, especialmente las incomparables bailarinas de cancán.

9. Jardin du Luxembourg

Quien quiera relajarse lejos de las corrientes de turistas debería hacerlo en el Jardín de Luxemburgo. El parque, que pertenece al Palacio de Luxemburgo, consta de 26 hectáreas y es la zona recreativa de los parisinos. Una visita en verano y en primavera estará premiada con una maravillosa floración. Pero el parque también es un buen lugar para paseos relajantes durante el invierno.

10. Les Halles

Les Halles no tiene ni el grado de popularidad turística ni la estética de las atracciones anteriores. Y precisamente ahí se encuentra su encanto, ya que Les Halles es un punto de encuentro de los ciudadanos de París. La plaza está llena de vida, llena de locales de moda, tiendas y cafés. Y justo en el centro se encuentra el Centre Pompidou, que no es sólo interesante por ser un centro de atención de arte y cultura sino también por su grandiosas vistas.

Published inchic para todos los bolsillosconsejoscuriosidadesdestinos destacadoseventos culturales

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *