Skip to content

Los encantos nevados del Pirineo Aragonés

Tengo la suerte de haber nacido en el Pirineo, un lugar privilegiado, y no me canso nunca de decirlo, me parece el rincón más bello del planeta, al menos del pedazo que hasta ahora he conocido -que es considerable-. Se trata del Valle de Tena, al norte de Aragón, y una de las mejores épocas para vivirlo es el invierno, sobre todo si te gusta la nueve y el esquí. Sus montañas soleadas permiten disfrutar de días intensos e inolvidables del deporte blanco, con un tiempo envidiable.

Panorámica desde las pistas de Formigal. Foto: Manuel Morales

El Valle de Tena es uno de los destinos preferidos por los amantes del esquí. Las kilométricas pistas y las vistas desde las más altas cotas hacen de sus estaciones algunos de los mejores destinos para deslizarse por la nieve en múltiples y divertidísimas formas.

panticosa

¡No sólo de esquís se alimenta la estación! Tienes también divertidas bicis de nieve en una zona reservada, una forma novedosa y muy entretenida de bajar montaña. Parece complicado pero ¡es fácil!, y sin duda, por su originalidad, te sorprenderá esta manera de deslizarte sentado manteniendo el control.

¿A que no te imaginabas ir en bici por la nieve? Foto: Manuel Morales

Alrededor de las pistas, otra de las actividades que la estación de Formigal ofrece son los karts sobre hielo o icekarting. Su responsable, Vera Planadevall, es entrenador nacional de esquí y campeón de Aragón de rally, qué mejor combinación para encargarse de promocionar tan curiosa actividad… ¡de nuevo algo más que me trae a la memoria a mi amigo Albert Llovera... qué fenómeno! Apto para familias, aquí puedes derrapar sobre el hielo sin temer por tu seguridad.

Icekarting, deslízate sobre hielo sin preocuparte de las cadenas. Foto: Manuel Morales

Otra actividad vecina son los trineos de perros. Formigal cuenta con una zona especial para que todos los públicos puedan practicar este descenso, vigilado siempre por personal de la estación. Preciosos ejemplares de huskys evocan tierras más gélidas, donde se usan para transporte y caza. Aquí, sin duda, sirven para el deleite de los amantes de estas mascotas.

Una perfecta armonía entre fauna y flora en un entorno blanco. Foto: Manuel Morales

Miles de personas vienen aquí a disfrutar de la nieve. Sólo en la estación de Formigal, hay de 12.000 a 15.000 personas en un día de temporada alta. No hay donde aburrirse con la cantidad de actividades que ofrece tanto en pistas como fuera de ellas.

mountains-1070473_960_720

Y cuando la nieve se derrite… los paisajes de mi tierra son así de bonitos:

pyrenees-589537_960_720

Published inTravelViajes

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *